La Luna Nueva se acerca, tiempo de recogerse, meditar y transitar la oscuridad.

 

La relación que tenemos con los mecanismos de las capas profundas de nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestra naturaleza instintiva piden atención ahora. Nos piden reverencia y respeto. Reconocimiento, diálogo y abrazo.

El ojo está dirigido hacia la muerte, hacia lo oscuro, lo no reconocido, viendo ahora lo que en otros momentos no queremos ver.

Esta oscuridad nos ayuda a que miremos aquellas partes de nosotras mismas de las que nos hemos disociado. Durante el descenso, atravesamos un periodo de introversión, puede que sientas una sensación de vacío, de exclusión, de desprecio y desvalorización.

 

Es la sombra femenina.

 

Abrázate, consuela ese dolor.

 

Iluminemos con nuestro faro interior esos aspectos no reconocidos, ese vacío se convertirá en plenitud y se llenará de fuerza femenina fértil de creación, sembrando las semillas de un nuevo ciclo lunar.

Llenando de intención, confianza y sabiduría el nuevo ciclo que ya llega.

Aprovecha esta energía de limpieza para hacer ayunos de fruta o batidos verdes, sentirás tu cuerpo vibrar vida, rendirse al ciclo, soltar, depurar y conectar con tu autocuidado y amor.

En luna menguante y luna nueva puedes sintonizarte con tus espacios y procesos de limpieza internos y acompañarlos con el amor de la tierra en forma de verduras, hortalizas y frutas.

Tomar contacto con la naturaleza, contemplar la puesta de sol, ver el mar, visitar la orilla de un río, sentarte con tu espalda bien pegada a un gran árbol o tumbarte en la tierra son buenos recursos para atravesar los momentos más intensos, déjate acompañar por los seres que también nos cuidan. El gran pueblo verde.

Tu anclaje a tierra cuando navegas en estos procesos emocionales es fundamental.

Recuerda que en la oscuridad es donde mejor brillan esos aspectos de tí misma, esas cualidades que honramos como parte de nuestro ser luminoso y que, a veces, entregamos más a los demás que a nosotras mismas.

No estás sola, miles de mujeres en todo el mundo emprendemos, con valentía y amor, este viaje a la oscuridad contigo.

 

Es el momento de devolver esas cualidades hacia nosotras.

 

Es el momento de aprender a mirar dentro de ti.

 

 Buen viaje.

 

En estos días sigo acompañando alquimias personales femeninas en los Retiros Terapéuticos Individuales para Mujeres entre las hermosas montañas del Bierzo, puedes ver en qué consisten aquí:

Retiros Terapéuticos para Mujeres

 

 

Puede que también te guste...

4 comentarios

  1. Karolina Yuste fhotography – Hablar de mí misma siempre me ha resultado un tanto complicado, pero desde que me dedico a esto de hacer fotografía mi vida ha tomado otro sentido, el mundo en el que vivo me resulta más llevadero y aun en la conciencia de lo que me rodea siento el alivio del proyecto diario, mis fotografías no tienen tiempo invertido si no tiempo vivido, la armonía y la búsqueda de mi misma me ayuda y sublima mi cotidianidad porque me proporciona la posibilidad de expresarme y mostrar un registro de mi tiempo. La fotografía que me interesa extrae instantes de vivencias, de mis relaciones con los demás y los congela; inventa un tiempo que no pasa: parece como si, en el fondo, quisiera hacernos creer en la posibilidad de una eterna juventud, de los ancestros que nunca mueren y en la capacidad de no abandonar jamás los lugares que hemos visitado. Siento la fotografía como una manera de vivir, como una terapia existencial y un camino que me permite, dentro de mis posibilidades, un crecimiento interior que creo, es la última y la más impórtante finalidad, de cualquier forma de expresión con pretensiones de arte. Hace unos años que me dedico de manera más seria a realizar mis imágenes, he participado en algunas exposiciones y he obtenido el reconocimiento en algunos salones, pero quizás el premio más importante, por lo que estoy infinitamente agradecida, es porque me ha permitido vivir con una intensidad que de otra manera hubiera sido impensable.

    Gracias, un placer infinito me produce leerte

    1. Gracias Karolina por comentar! Tus palabras me nutren y me alientan a continuar. Un abrazo!

  2. anaenevolucion – Cáceres, España – Necesito escribir para exteriorizar-me, expresar-me, emocionar-me, transparentar-me, equivocar-me, caer-me, levantar-me, y amar-me.

    Aún oigo susurrar en mis silencios a aquél amigo roble de diáfanum, «no estás sola, no estás sola…»
    Gracias!!

    1. Gracias anaenevolucion por compartir tu hermosa experiencia, los árboles son tan sabios! Un abrazo

Deja un comentario Cancelar respuesta